El alfar


Recuerdos en cada rincón del taller, por el que parece que no ha pasado el tiempo

solo el saber y el buen hacer de nuestros antepasados, que nosotros mantenemos vivo,

desfile de fotos .Toda una familia dedicada exclusivamente al arte del barro

 

Tras cinco generaciones de donde hemos heredado el aprendizaje de este oficio, en el seno familiar, donde generación tras generación se conservan los secretos del barro, siendo muchos los siglos del buen saber alfarero.

 

Además de mantener la alfarería tradicional quizás por convivir con un proceso de creación, es habitual que dediquemos parte de nuestro tiempo a hacer otras piezas, además de las habituales en una forma de proceso creativo, totalmente intuitivo en el que en ocasiones aparece el genio del artista.

 

Este proceso artesanal nos permite satisfacer cualquier necesidad y no nos somete a las limitaciones  propias de una producción industrial.